Translate

miércoles, 3 de junio de 2015

Examinando las características físicas y legales de la vivienda

Examinar las características físicas de la vivienda:


Para ello es imprescindible llevar a cabo una visita personal a la vivienda que se ofrece en venta, acudiendo a verla, comprobando que coincide con lo ofertado, la calidad de sus materiales, el estado de sus instalaciones, su grado de conservación, luminosidad, vistas, entorno del que disfruta, ruidos, acceso a medios de transporte, etc.

Cualquier anomalía, no dude en ponerla en conocimiento del vendedor y si necesita o así desea, hágase acompañar por un profesional (arquitecto, aparejador).
Cuando la primera información relativa a la vivienda que podamos comprar resulte de folletos informativos, será necesario tener en cuenta:

  • Descripción de la vivienda con expresión de su superficie útil, y descripción general del edificio en que se encuentra, de las zonas comunes y de los servicios accesorios
  • Plano de la vivienda misma.
  • Datos identificadores de la inscripción del inmueble en el Registro de la Propiedad, o expresión de no hallarse inscrito en el mismo. 
  • Precio total de la vivienda y servicio accesorios y forma de pago


Examinar la situación jurídica de la vivienda

Para conocer bien la vivienda que vamos a adquirir no sólo es preciso visitarla, sino que además es imprescindible conocer cuál es su situación jurídica, es decir, tener Claro:

  • A quién pertenece, y por tanto, quién o quiénes son sus propietarios. 
  • Si existen cargas o gravámenes sobre la misma, es decir, si existen hipotecas, embargos u otras cargas que la afecten. 
  • Si existen inquilinos o poseedores de la misma. 
  • Si está sujeta a algún régimen especial, como ocurre con las Viviendas de Protección Oficial. 
  • En caso de tratarse de un piso en comunidad de propietarios, si está al corriente en el pago de las cuotas de comunidad. 
  • Si se ha pagado por ella el Impuesto sobre Bienes Inmuebles, la antigua Contribución Urbana. 
  • Tratándose de viviendas en construcción o nuevas, si se ha contratado por el promotor un seguro que cubra los daños que se puedan producir por defectos estructurales del edificio. 
Tratándose de Viviendas de Protección Oficial (VPO), o de Precio Tasado (VPT), si existe alguna prohibición de disponer sobre la misma, o si existen derechos de tanteo y de retracto a favor de la Administración Pública.

No hay comentarios:

Publicar un comentario