Translate

viernes, 31 de julio de 2015

36 Consejos para ahorra en casa. Piensa en verde (3)

Riega con criterio

Sea en la terraza o el jardín, apuesta por plantas autóctonas (al estar adaptadas al clima necesitan menos agua) y agrúpalas según sus necesidades de agua. No las riegues durante las horas de sol y, si puedes, aprovecha el agua de la lluvia para regar las plantas.

Pon la lavadora en frío

Si lavas en frío ahorras, ya que casi un 90% de la energía que consume una lavadora es para calentar el agua. En la mayoría de casos la ropa no está tan sucia. Un ciclo de lavado a 90ºC consume cuatro veces más que uno a 40ºC. Además, con agua fría la cal se incrusta menos.

Lava a carga completa

Economiza los recursos: pon a carga completa tanto la lavadora como el lavaplatos. Si reduces a la mitad las veces que pones estos electrodomésticos puedes ahorrar unos 125 € al año. Cuando lo hagas a media carga, utiliza siempre los programas económicos.

Aparatos más eficientes

Si tienes que renovar algún electrodoméstico de gama blanca apuesta por los más eficientes: de clase A+ o A++. A lo largo de su vida útil puede llegar a ahorrar más de 600 €, ya que se estima que estos son los responsables del 40% del consumo energético.

Mejor a máquina que a mano

Enjuagar los platos antes de ponerlos en el lavavajillas o lavarlos a mano con agua caliente puede resultar un 60% más caro que hacerlo a carga completa en un lavavajillas eficiente. Procura elegir siempre los programas económicos o de baja temperatura.

Plancha menos a menudo

Acumula ropa para planchar, ya que la plancha consume la mayor parte de energía al calentarse, no al planchar. Lo mejor es planchar menos veces pero mayor cantidad. Deja para el calor residual las prendas que no estén muy arrugadas y solo quieras repasar.

Cuidado con la secadora

La secadora es uno de los electrodomésticos que más consume. Por ello, utilízala lo menos posible, solo cuando no puedas tender la ropa, y no mezcles tipos de ropa (como algodón con otra más pesada). Elige el ciclo “punto de plancha”, que acaba antes.

Utiliza bien el frigorífico

Cada vez que abres el frigorífico desperdicias un 7% de energía. Deja enfriar los alimentos antes de introducirlos en la nevera y descongela los alimentos en ella, así aprovechas su frío. Tenlo lleno, pero con espacio para que el aire circule entre los alimentos.

Temperatura y ubicación

Comprueba que tu frigorífico está ubicado en un lugar fresco y ventilado alejado de las fuentes de calor. Fija la temperatura de la zona de refrigerado a 5ºC y del congelador a –18ºC. Por cada grado que bajes incrementas un 5% el consumo de energía.

A la hora de cocinar

Elige las sartenes y las cazuelas de igual o mayor tamaño que los fuegos de la zona de cocción: evitarás que se desperdicie su calor. Si aciertas con el tamaño reduces un 20% el gasto de energía. Si tapas ollas y sartenes al cocinar, reduces los tiempos de cocción y ahorras.

Microondas mejor que horno

Si das preferencia al microondas frente al horno consumes hasta el 70% menos de energía. No precalientes el horno en cocciones de más de una hora y aprovecha para cocinar varios platos a la vez. Cuando esté en funcionamiento, no lo abras mucho.

Aprovecha el calor residual

En cocinas eléctricas, salvo las de inducción, si apagas el fuego entre dos y cinco minutos antes de terminar un plato lo acabas de cocinar aprovechando el calor residual. Utilizar la olla exprés o cocinar al vapor, también reducen el consumo y, además, es sano.


36 Consejos para ahorra en casa. Piensa en verde (2)

Aísla con alfombras

Sírvete de alfombras y moquetas para mejorar el aislamiento de tu casa, ya que se estima que un buen aislamiento puede representar entre un 20 y 40% menos de consumo. Las alfombras también te ayudan a dar calidez a suelos “fríos” como los de mármol o porcelánicos.

No tapes los radiadores

Su ubicación ideal es bajo las ventanas porque el aire que se filtra ayuda a distribuir el calor. Sin embargo, evita tapar los con las cortinas u otros objetos ya que entonces “trabajan” más para calentar lo mismo. En consecuencia tampoco son recomendables los cubre radiadores.

Apaga el ordenador

Si no lo vas a utilizar en media hora lo mejor es que lo apagues, ya que el disco duro no se desgasta. Cuando se trate de intervalos cortos apaga la pantalla, que es lo que más consume. Ten en cuenta que cuando se activa el modo ahorro de energía su consumo se reduce al 15%.

Ventiladores todo el año

Los ventiladores de techo también son muy útiles en invierno. Como el aire caliente tiende a subir, al ponerlo en posición “invierno” las palas invierten su sentido habitual y desplazan el aire acumulado hacia el suelo. De este modo ahorras hasta el 30% de energía.

Cargadores solares

Para el teléfono móvil o el portátil, un cargador solar recarga baterías con coste cero energético. Los convencionales consumen entre 0,03 W (los más eficientes) y 0,5 W y su principal problema es que si se quedan enchufados sin aparatos siguen consumiendo.

No desperdicies agua

En el baño hay que tener muy claro que el inodoro no es una basura. No tires papeles allí y luego vacíes la cisterna. Para evitarlo, ten un pequeño cubo en el baño. Se calcula que un 30% del consumo de agua procede del inodoro y que cada persona lo descarga mil veces al año.

Con doble descarga

Los sistemas de doble descarga o de interrupción de esta son los más adecuados para reducir el consumo de agua. Si tienes una cisterna antigua, puedes adaptarlos sin problemas sin tener que cambiar todo el sistema. Están disponibles en tiendas de bricolaje o grifería.

Cuidado con las fugas

Se estima que un grifo que gotea desperdicia unos 35.000 litros de agua al año. Cuando detectes que pierde agua, cierra la llave de paso cuando no lo utilices. Puedes hacer lo mismo si tu inodoro pierde agua. Para detectar la fuga, pon unas gotas de colorante en la cisterna.

Cierra los grifos

Mientras te enjabonas en la ducha o te lavas los dientes no dejes correr el agua. En un minuto se desperdician unos 10 litros de agua. Asimismo, abre el grifo lo mínimo. Si te lavas las manos no necesitas todo el caudal de 20 litros por minuto, te bastan 6 litros por minuto.

La temperatura al instante

Una grifería bimando tarda casi un minuto en alcanzarla temperatura deseada, mientras que una termostática invierte dos segundos. Esto ahorra unos 80.000 litros de agua al año. Es posible sustituir el cartucho cerámico por un kit termostático y no tener que cambiar el grifo.

Instala aireadores

Instalar un aireador a la grifería es muy fácil, ya que se compran en la ferretería y se enroscan al caño del grifo. Este dispositivo mezcla aire con agua sin que eso afecte a la presión del agua y reduce un 50% el consumo. También hay rociadores de ducha con este sistema.

Reductores de caudal

Los limitadores de caudal se instalan fácilmente en la boca del grifo e impiden que este se abra más allá de un ángulo predeterminado. También pueden instalarse en la ducha. Así, el consumo de agua de los grifos pasa de 15 a 8 litros por minuto y el de la ducha de 20 a 10 litros.


36 Consejos para ahorra en casa. Piensa en verde (1)

Queremos presentaros los 36 consejos que harán que ahorres en casa. Son pequeños detalles que debemos tener en cuenta en nuestro día y que harán que además de ahorrar, seamos más responsables con el medio ambiente, debemos intentar tener una mentalidad "verde", debemos empatizar con nuestro medio-ambiente, seguro que nuestros hijos nos lo agradecerán y nuestro bolsillo loo notará.

1. Planifica la iluminación

La iluminación representa casi un 20% del consumo energético. Debes planificar de forma eficiente los puntos de luz e instalar sistemas que controlen su intensidad, como reguladores o dimmers en lugar de interruptores. Potencia la luz puntual: la indirecta consume más. Además, si pintas las paredes y el techo de un color claro ganas en luminosidad y, en consecuencia, consumes menos luz.

2. Cambia las bombillas

Sustituir todas las bombillas por otras de bajo consumo ahorra, por cada una de ellas, unos 8 € al año. Si tienes 30 en casa, son unos 240 € anuales. Los leds, son todavía más eficientes y se usan cada vez más en decoración doméstica.

3. Calcula tu consumo

Un medidor de consumo ayuda a conocer al instante y en euros lo que consumes. No son muy caros (a partir de 61 €) y pueden llegar a bajar la factura eléctrica un 45% (si la calefacción es a gas, entonces, hasta un 20%). Algunos permiten programar el apagado.

4. Revisa las instalaciones

Es necesario tanto por motivos de seguridad como para evitar un gasto excesivo. En casas nuevas la revisión se debe hacer cada 10 años, mientras que las que tienen más de 25 años deben someterse a estudio cada 5 años. Antes de hacerla, pide presupuestos.

5. Apaga las luces

Es necesario tanto por motivos de seguridad como para evitar un gasto excesivo. Los pequeños gestos, son los que ahorran.

6. Limpia bombillas y pantallas

Conserva limpias las bombillas, ya que la suciedad absorbe la luz y consume más electricidad para lograr una determinada intensidad. Hazlo a menudo, siempre con la bombilla apagada. Repite la misma operación con las pantallas de las lámparas.

7. Apaga los electrodomésticos

Dejar los electrodomésticos o el ordenador con el piloto encendido encarece la factura eléctrica entre un 5 y un 16%. En lugar de apagadlos por el mando y dejarlos en stand-by, enchúfalos a una regleta con interruptor. Así, con tan solo apagadla los desactivas del todo.

8. Temperatura de confort

Se estima que 20 ºC es la temperatura óptima para toda la casa. Por cada grado de más, el consumo se incrementa entre un 5 y un 10%. Por la noche y cuando no estés ponla a 15 ºC. Una buena graduación de la temperatura te puede ahorrar unos 100 € al año.

9. Instala un termostato

Es sencillo y económico (desde 30€). Los termostatos programables te permiten adaptar la temperatura a tus hábitos y fijar a qué hora se encienden los radiadores. Los hay electrónicos que se pueden programar. Revisa sus instrucciones para sacarles más partido.

10. Revisa la caldera

Una caldera sucia de polvo o grasa consume más. No esperes a que se estropee para revisarla, ya que con un buen mantenimiento periódico no solo alargarás su vida, también reducirás la factura un 10%. Lo ideal es que la revises una vez al año al inicio de la temporada.

11. Aprovecha las persianas

Súbelas durante el día para que entre la luz del sol y caliente la casa de forma natural y bájalas por la noche para proteger la casa del frío. Puedes hacer lo mismo con las cortinas (cuanto más gruesas mejor). Refuerza el aislamiento de las ventanas con burletes. Cierra puertas para calentar más rápido la estancia que quieras.

12. Concentra el calor

Si hay estancias que apenas usas, no es necesario que gastes en calefacción en ellas. Cierra las puertas, para que el calor se concentre en la parte de casa que usas, y hasta cierra la llave de sus placas. Con este gesto puedes ahorrar entre un 5 y un 8% de energía.

En el próximo post os explicaremos como seguir ahorrando en casa, esperamos que pongáis en práctica estos sencillos consejo!


martes, 28 de julio de 2015

6 Preguntas para elegir al mejor agente inmobiliario

La venta de una casa es una de las decisiones más importantes que tomamos en nuestra vida. Además de su importancia económica, vender nuestra casa conlleva una carga emocional muy importante, por ello, es vital contar con un profesional cualificado a nuestro lado que nos ayude a obtener buenos resultados tras esta importante decisión. Pero, ¿cómo elegir al agente inmobiliario adecuado? 

¡Estas preguntas te ayudarán a elegir el mejor agente para la venta de tu propiedad!




1. "¿Dónde puedo tomar el mejor café de la zona?”
Aunque un capuchino perfecto no es fundamental para el proceso de venta, tu agente inmobiliario debe de conocer y tener experiencia sobre el barrio en el que está ubicada tu casa.. Él o ella debe haber comprado y vendido suficientes hogares en el vecindario como para conocer la historia, pros, contras y peculiaridades de la zona, por no hablar de las mejores cafeterías del lugar.



2. "¿Cómo va a comercializar mi propiedad?"
Averigua exactamente cómo planea cada agente la comercialización de tu inmueble para llegar a los posibles compradores. Una estrategia debe ir más allá de la celebración de una jornada de puertas abiertas. Si un agente se ve desconcertado cuando se menciona "visita virtual", puede que haya llegado el momento de buscar a alguien con más experiencia en nuevas tecnologías

3. “¿Cuántos clientes tienes en este momento?"
Lo más óptimo es acudir a aquel agente inmobiliario que cuenta con una cartera de clientes apropiada, es decir, un número de clientes que te asegure que te puede dar la atención y la energía que te mereces. Incluso con un asistente, un agente con más de 15/20 clientes o lo que es lo mismo con más de 15/20 propiedades para su comercialización no puede ser capaz de proporcionar la atención personal que necesitas. 

4. "¿Puedo hablar con un antiguo cliente tuyo?”
Pide referencias de clientes que hayan trabajado con el agente en los últimos seis meses. 

5. "¿Cuál es el precio de venta de mi casa?"
Un buen agente siempre hará una correcta valoración del inmueble de tu casa: para ello tendrá que llevar a cabo un exhaustivo estudio de mercado que le llevará al valor de mercado de tu inmueble.


6. “¿Cuál es tu signo?"
No, no es su horóscopo. Pregúntale cuál es la red inmobiliaria en la que trabaja. Cuando los agentes forman parte de la red RE/MAX, traen con ellos el poder de la marca cuyos agentes venden más propiedades en el mundo.

jueves, 16 de julio de 2015

Múdate de casa sin preocupaciones con estos 5 consejos



La decisión de cambiar de casa, casi siempre es algo muy positivo, pero por lo general, nos conlleva una serie de inconvenientes que a más de uno hacen pensarse este cambio. Sin lugar a dudas, uno de los mayores trastornos es ¡la temida mudanza! ¿Perderemos algunos de los objetos más valiosos de nuestro hogar? ¿Llegarán intactos los muebles? Y lo más importante, ¿he escogido una empresa de mudanzas de confianza? 

No te preocupes, porque te traemos un nuevo post para ayudarte a protegerte a ti y a tus objetos de valor de posibles fraudes. Para ello, hemos hecho un resumen con los aspectos a tener en cuenta a la hora de escoger una empresa de mudanzas de confianza ¡Ojo a estas 5 recomendaciones!! 



1. Los documentos en blanco. Nunca firmes o aceptes formularios incompletos proporcionados por la empresa de mudanzas. Asegúrate de que todos los campos estén completos para evitar que alguien los complete y firme en tu lugar. Y por supuesto, ¡solicita copia de todo lo que firmes! ! Un buen consejo es hacer una foto con el móvil de todos los documentos que firmes y te presenten.

2. La información limitada de la empresa. Cuidado con cualquier empresa que no tiene una dirección postal o ubicación física ¡puede ser un indicador de fraude a tener en cuenta! 










3. Los camiones de alquiler genéricos. 
Estate alerta si el día de la mudanza ves llegar un camión de una empresa de alquiler en lugar de un camión de la flota de tu empresa de mudanzas. 



4. Ninguna inspección a la hora de solicitar presupuesto- Una empresa de mudanzas debe inspeccionar los artículos y muebles que ha de transportar antes de enviarte un presupuesto definitivo. 



5. Las formas de pago - Si la empresa de mudanzas quiere pago por adelantado, un depósito grande, o las transacciones en efectivo, podrías estar en riesgo de fraude. ¡Tenlo en cuenta!


jueves, 9 de julio de 2015

22 Consejos para sobrevivir a las noches de calor sin aire acondicionado (2ª Parte)

El calor sigue haciendo estragos en nuestras noches, pero no os preocupéis, hoy, os traemos la 2ª parte de nuestro post, con 11 nuevos consejos para sobrevivir a estas calurosas noches ¡sin aire acondicionado!

12. Una ducha fría. 
Un baño o una ducha facilita el sueño. Pero no debe ser demasiado fría, porque el cuerpo generará calor, ni muy caliente. 

13. Lávate las manos con agua fría. 
Las manos tienen una gran cantidad de venas. Meterlas en agua es una manera eficaz de enfriar la sangre, que al mismo tiempo ayuda a refrescar todo el cuerpo. 

14. Dormir abajo. 
Si tienes sótano, recuerda que es el mejor lugar para dormir en las calurosas noches de verano. El aire frío se acumula abajo. Generalmente, las partes bajas de la casa son más frescas porque el aire caliente sube. Lógicamente es un engorro llevar la cama hasta el sótano, por lo que una solución es bajar sólo el colchón y las sábanas. 

15. Refresca la habitación 
Puedes enfriar tu dormitorio colgando una sábana mojada delante de una ventana abierta. La brisa que sopla hará bajar rápidamente la temperatura de la habitación. 


16. Una cena picante. 
El picante favorece la sudoración. De esta forma logramos expulsar el calor a través del sudor. Eso sí, no es conveniente una cena demasiado copiosa, ya que la digestión nos dificultará el sueño. Lo aconsejable es acostarse dos horas después de cenar. 

17. ¡Pies fríos! 
Mete tus pies en agua fría siempre antes de dormir. Los dedos de los pies son muy sensible a la temperatura de ahí la importancia de mantenerlos frios. De hecho, es muy recomendable que duermas con un cubo de agua cerca y los refresques cada vez que te despiertes con un axfixiante calor. ¡Conciliarás el sueño al instante! 

18. desconecta los dispositivos electrónicos 
Aunque estén apagados, si siguen conectados emiten mucho calor. Desenchúfalos antes de ir a dormir, además de ahorrar energía, la temperatura de tu dormitorio descenderá. 

19. Monta un campamento en casa 
Si tienes la suerte de contar con espacio libre en casa como un jardín o un patio, aprovéchalo y monta una tienda de campaña al aire libre…¡dormirás bajo las estrellas y mucho más fresquito! 

20. No uses el horno de casa para cocinar 
Aunque sea obvio, tenemos que decirlo: usar el horno o la cocina en verano harán que tu casa esté más caliente. Si ya te parece que hay 40º dentro de casa, lo último que tienes que hacer es poner el horno a una temperatura de 200º C. Además, en verano apetece sacarle todo el jugo a los accesorios del jardín, así que opta por la barbacoa

21. Ventila con sentido Lo mejor es ventilar al atardecer en los lugares más fríos y por la noche en los más calurosos. Si no se puede porque todas las ventanas están en la misma dirección se puede abrir la puerta de casa, en unos 10 minutos se renueva el aire de toda la casa.

22. Mueve tus muebles Puede que hayas colocado tu sillón justo debajo de la ventana para disfrutar de la luz, eso está bien en invierno, pero ahora toca moverlo a la otra esquina, la que está a la sombra. Lo mismo con el resto de muebles de tu casa. 

viernes, 3 de julio de 2015

22 Consejos para sobrevivir a las noches de calor sin aire acondicionado (1ª Parte)



El verano ya está aquí, y con el se nos viene a la mente idílicas imágenes de largos picnic en el campo, días de descanso en la playa y de deliciosos helados. Pero el verano también tiene algo negativo ¡el intenso calor! Y es que cuando se acerca el momento de irse a dormir, a veces, las altas temperaturas nos hacen imposible poder conciliar el sueño.

La solución más fácil es tirar del aire acondicionado, que puede mantener un dormitorio a la temperatura óptima del sueño (entre 15 y 22 grados centígrados), pero esta solución no es la más económica, y su uso excesivo puede hacer que nuestra factura de la luz aumente considerablemente. Pero, ¿podemos dormir a “pierna suelta” sin arruinarnos en el intento?

Parece casi imposible soportar un caluroso verano sin aire acondicionado, pero no olvidéis que nuestros abuelos ¡sobrevivieron a el! Sigue leyendo y aprenderás a mantener tu dormitorio fresco con estos 11 consejos.


¡Fresco como una lechuga para sucumbir al calor!



1. Apuesta por el algodón

Guarda las sábanas de satén, seda o poliéster para las noches más frescas y utiliza ropa de cama de color claro de algodón ligero . ¡Son transpirables y excelentes para facilitar la ventilación y circulación de aire en el dormitorio! 


2. La fruta y la verdura nunca debe faltar en tu dieta.

Durante el día hay que tener una dieta lo más ligera posible, para evitar que durante la noche una digestión pesada nos haga pasar más calor del necesario. Las verduras y las frutas son las mejores aliadas. Podemos caer en la tentación de tomar helados antes de acostarnos porque producen «la gratificación de tomar algo frío», pero a la larga van a influir muy poco a la hora de bajar la temperatura corporal.


3. ¡Refresca tus cama! 

Compra una bolsa de agua caliente..,, llénala de agua y déjala en el congelador durante todo el día. Cuando te vayas a dormir, colócala en tu cama, debajo de la sábana junto con una toalla para evitar empaparte.Rápidamente notarás un gran frescor que te permitirá dormir plácidamente! 


4. ¡Se creativo! 

Utiliza el tradicional ventilador de techo, ¡pero de una manera útil! Prográmalo para que sus aspas giren en la dirección contraria de las agujas del reloj,, lo que hará que expulsen el aire caliente hacia arriba y hacia fuera en lugar de estar dando vueltas alrededor de la habitación


5. Mete las sábanas en la nevera. 

Coge unas bolsas de plástico e introduce en ellas las sábanas de la cama. Déjalas en la nevera y sácalas una hora antes de irte a la cama. Se puede hacer lo mismo con los pijamas 


6. Duerme con poca ropa

Menos es definitivamente más cuando se trata de escoger un buen pijama de verano. Utiliza muy poca ropa para dormir: una simple camisa de algodón y pantalones cortos o simplemente duerme en ropa interior. 



7. Utiliza los trucos tradiciones, ¡siempre funcionan!

¿Recuerdas cuando los refrigeradores eran neveras que contenían bloques reales de hielo? Pues puedes aplicar este viejo truco adaptándolo al tradicional ventilador. Solo ienes que colocarlo de forma estratégica, cerca de una ventana abierta para atraer el aire frío del exterior al dormitorio y rellenar un recipiente con agua y hielo y colocarlo detrás del ventilador. Así lograremos un efecto fresco de brisa de mar.


8. Mantén a oscuras la habitación el mayor tiempo posible.

Si los rayos del sol inciden directamente sobre tu habitación, esta se irá calentando progresivamente. Baja las persianas durante las horas de mayor calor, pero no hasta abajo del todo. Abre la ventana y deja las rendijas de las persianas abiertas para que entre aire del exterior.


9. ¡Refresca tu cuerpo!

Un medio súper útil para relajarte rápidamente y conciliar el sueño es, aplicar gasas frías en los puntos del pulso en las muñecas , el cuello, los codos, la ingle , los tobillos , y detrás de las rodillas .


10. Toma una bebida helada. 

Un vaso de agua fresca antes de acostarse te enfría desde dentro y te mantiene hidratado. A poder ser evita las bebidas alcohólicas..


11. No duermas acompañado

Lo sentimos, pero dormir solo es mucho mejor para no pasar calor. Podrás estirarte y permitirás que el aire circule solo alrededor de tu cuerpo.

Ya puedes disfrutar de descanso reparador también en verano. La semana que viene os daremos 11 nuevos consejos para mantener tu dormitorio bien fresquito